Casa De Campo – Un Paraiso Caribeño

Por Ron Driscoll

LA ROMANA, República Dominicana – La historia de Casa de Campo, el deslumbrante resort ubicado sobre la costa sudeste de la isla La Española, tiene tanto de resiliencia como de emplazamiento caribeño y un paisaje golfístico heroico.

Antes de que el Latin America Amateur Championship llegara esta semana – de hecho antes de que Frank Sinatra, Oscar de la Renta, la edición de trajes de baño de Sports Illustrated y el Shell’s Wonderful World of Golf anunciaran sus virtudes – la región era la sede del mayor ingenio azucarero del mundo, y no mucho más.

Gulf+Western, un conglomerado estadounidense de compañías que incluían la Paramount Pictures, era el propietario del ingenio. Álvaro Carta fue convocado para dirigir el ingenio, pero él vio el potencial turístico que tenía esa región espectacular.

Carta contrató al diseñador de canchas Pete Dye, y con la mano de obra provista por 300 trabajadores locales, Dye produjo una cancha de golf con siete hoyos dramáticos a lo largo del Mar Caribe que él considera los mejores entre las casi 200 canchas que tienen su estampa. Fue bautizada “Teeth of the Dog” luego de que escucharan a los trabajadores dominicanos referirse a las piedras coralinas afiladas como “diente de perro.”

“Trajeron bueyes, tierra – todo fue hecho a mano con rastrillos y palas, nada de tractores o excavadoras,” dijo Gilles Gagnon, director de golf desde hace tiempo en Casa de Campo. Durante varios años, la cancha y las villas circundantes se usaron como lugar de vacaciones para los ejecutivos de Gulf+Western, pero pronto se convirtió en Casa de Campo, un resort con 36 hoyos de golf (se había agregado la Links Course de Dye en 1979), al igual instalaciones de tenis y polo, villas a lo largo de los fairways y una pista de aterrizaje contigua.

“La cancha ha cambiado mucho a través de los años,” dijo Gagnon, quien llegó en 1980, poco tiempo después de que el resort hubiera agregado la segunda cancha, The Links. “El huracán David había destruido una buena parte de ella en 1979. Luego en 1998, el huracán George realmente se ensañó con nosotros. Destruyó hogares y villas y arrancó varios árboles. Pensé que estábamos acabados.”

En menos de tres meses de la devastación hecha por George, el resort reabrió algunas de sus habitaciones, y estaba en camino de convertirse en la floreciente propiedad de 7.000 acres/2.800 hectáreas de la actualidad, con 90 hoyos de golf – todos diseñados por Pete y Alice Dye – al igual que Altos de Chavón, un hito cultural diseñado por el arquitecto dominicano José Antonio Caro y el maestro diseñador italiano y cinematógrafo Roberto Coppa y acabado artesanal hecho por artesanos locales.

También se facilitó la llegada a este lugar con una conexión directa por autopista desde el aeropuerto internacional de Punta Cana.

“Cuando empecé, había que volar hasta Santo Domingo y luego recorrer durante dos horas un camino donde se ponía en riesgo la vida,” recordaba Gagnon. “Era una carretera con dos vías que tenía varios puentes para un solo vehículo, y durante la temporada de cosecha, los trenes del azúcar cruzaban constantemente el camino.”

En 1974, Casa de Campo fue sede del primer torneo importante de golf cuando recibió al World Amateur Team Championships, ya que el viaje al país anfitrión elegido originalmente, Malasia, se volvió problemático. Estados Unidos ganó ambas competencias. El equipo de caballeros conformado por Curtis Strange, Jerry Pate, Gary Koch y George Burns fue aumentando gradualmente la ventaja cada día hasta ganarle por 10 a Japón y por 13 a Brasil entre un grupo de 35 países. El equipo estuvo capitaneado por Hord Hardin, quien había sido presidente de la USGA dos años antes y quien sería el presidente del Masters Tournament durante 11 años.

Entre las damas, Cynthia Hill fue la única jugadora estadounidense en bajar los 80 golpes en las cuatro vueltas para llevar a su equipo, que incluía a Debbie Massey y Carol Semple, a una victoria sobre Gran Bretaña e Irlanda y sobre Sudáfrica por 16 golpes. El equipo de GB&I tenía entre sus integrantes a Mary McKenna y Tegwen Perkins (luego Matthews), quienes luego jugarían y serían capitanas del equipo de GB&I en la Copa Curtis en varias ocasiones.

El atractivo de Casa de Campo aumentó a principios de los 80 con la incorporación de Altos de Chavón, una réplica de una villa mediterránea del siglo 16, con un anfiteatro con capacidad para 5.000 asientos, un museo arqueológico, iglesia, tiendas y restaurantes, con vistas dramáticas del Río Chavón y el Caribe. El anfiteatro fue bautizado en 1982 con el “Concierto de las Américas” un evento hecho para la Televisión que contó con Sinatra y Buddy Rich junto con los grupos de rock Heart y Santana. La escuela de diseño Altos de Chavón de nivel mundial, la cual está afiliada al Parsons School of Design en Nueva York, debutó aquí en 1983.

Cuando Charles Bluhdorn, presidente de Gulf+Western y gran impulsor de Casa de Campo, murió repentinamente en 1983, la compañía vendió el resort a sus propietarios actuales, la familia Fanjul. El resort incorporó aires latinos con una clientela más internacional, sin mencionar los espacios diseñados por el local de la Renta. Recibió un impulso importante cuando Teeth of the Dog obtuvo estatus de “cancha que hay que jugar antes de morir” en varias publicaciones de golf, y apareció en 1994 en el programa de Shell’s Wonderful World of Golf en el match entre Raymond Floyd y Fred Couples, al igual que la serie de Golf Channel Big Break en 2010 y 2014 y el DR Open 2015, un evento del PGA Tour Latinoamérica.

Casa de Campo no solo sobrevivió al huracán George en 1998 – junto con varias caídas en la economía – ha prosperado en los años posteriores. Los cruceros lo tienen como puerto obligado, su marina está llena de locales y restaurantes, y Dye ha agregado su toque en la cancha Dye Fore, la cual se acaba de extender de 18 a 27 hoyos.

La llegada del Latin America Amateur, un campeonato regional para América del Sur y del Centro al igual que el Caribe, es ideal para este resort que despliega su herencia latina con orgullo.

Prev
Next