El reciente éxito de Chile en el LAAC está forjado por una iniciativa de golf juvenil

Por Ron Driscoll, USGA

Durante varios años, el chileno Matías Domínguez estuvo en el lado incorrecto de una rivalidad unilateral entre el programa de golf de su país y el de su vecino Argentina.

“Los golfistas argentinos siempre han sido mejores que nosotros, para ser honestos”, admitió Domínguez, a sus 25 años. “Siempre sentimos que estábamos un paso atrás. Pero nuestra federación ha mejorado mucho en cuanto a su apoyo al golf en los últimos años”.

Ese sistema de apoyo mejorado en Chile dio sus frutos en el primer Latin America Amateur Championship en 2015, con sede en Argentina. Alejandro Tosti, del país anfitrión, fue parte del duelo en los últimos hoyos con Domínguez en la cancha de Tosti, Pilar Golf, en las afueras de Buenos Aires. En esta ocasión, el jugador de Chile logró terminar arriba cuando Domínguez venció a Tosti por un golpe. Dos años más tarde, Tomás “Toto” Gana de Chile capturó el tercer Latin America Amateur, al derrotar a Álvaro Ortiz de México y a su compatriota Joaquín Niemann en desempate.

Todos esos jugadores chilenos – Domínguez, Gana y Niemann – están entre los 108 jugadores que competirán en el cuarto LAAC, que se jugará del 20 al 23 de enero en Prince of Wales Country Club en Santiago. El trío tiene lago más en común, ya que los tres han participado en el Golf Action Junior Tour, un programa de golf junior chileno que fue fundado por Francisco Lyon en 1996.

“Empecé a jugar a los 4 o 5 años y empecé a competir en el Golf Action Junior Tour cuando tenía 7”, dijo Domínguez. “Creo que el primer objetivo de Golf Action era disfrutar el golf y aprender cómo jugarlo correctamente. También prefieren que los padres no se involucren demasiado; hacen bastante énfasis en que los niños aprendan por sí mismos”.

Domínguez y Gana acompañaron a Niemann – el actual aficionado Nro. 1 del mundo dentro del Ranking Mundial de Aficionados de Golf – en una presentación llevada a cabo el domingo en un centro comercial de Santiago con el fin de difundir al LAAC. La admisión es libre y los espectadores son bienvenidos a presenciar el campeonato, el cual concede al ganador el ingreso al Masters Tournament 2018,  al igual que al The Amateur Championship en Royal Aberdeen, el U.S. Amateur Championship en Pebble Beach Golf Links, y cualquier otro campeonato de la USGA para el cual sea elegible. Además, el ganador y sub-campeón están exentos para jugar la etapa final de la clasificación de The 147th Open en Carnoustie y clasificación seccional para el  U.S. Open Championship 2018 en Shinnecock Hills Golf Club.

“Cuando conocí a Joaquín él tendría alrededor de 12 años y yo tenía 15 o 16”, recuerda Domínguez de Niemann, 19. “Era un chico bastante pequeño y ahora es mucho más alto que yo. Pero desde ese momento me di cuenta de que llegaría a ser un gran jugador. Y como todos los buenos jugadores chiles, salieron de Golf Action”.

Domínguez describe una atmósfera en la cual el golf brinda mucho más que una salida competitiva para los jóvenes chilenos.

“El golf en Chile sigue siendo muy pequeño, especialmente cuando eres un niño, y Golf Action es el lugar donde todos se juntan hasta los 18 años”, dijo Domínguez, quien fue a jugar cuatro años en la Texas Tech University. “Una vez al mes juegan un torneo y dura todo el día, compartido con los demás. Estos chicos juegan al golf porque les encanta y pueden compartirlo con sus amigos. Es como forjar amistades golfísticas en Chile”.

La Federación Chilena de Golf tomó el liderazgo del Golf Action Junior Tour hace un año, en otra señal de compromiso para incrementar la difusión y el interés por el golf.

“En un punto, decidimos que tenían que estar con nosotros y nosotros teníamos que ayudarlos”, dijo Desireé Soulodre, uno de los directores de la federación. “Lo que estamos tratando de hacer es darles recursos – de los sponsors, del gobierno – para continuar con las oportunidades de desarrollo del golf. Tenemos una muy buena generación en estos momentos, pero necesitamos ver hacia los próximos cinco años, 10 años; son la base del futuro del golf”.

El programa Golf Action está bajo la dirección de Paz Echeverría, 32, quien creció en Chile y se convirtió en la segunda jugadora de su país en competir en el LPGA Tour (tras Nicole Perrot, quien ganara el  U.S. Girls’ Junior Championship en 2001 y obtuviera una victoria en el LPGA Tour, el Longs Drug Challenge 2005). El problema que Echeverría y sus colegas del programa Golf Action están teniendo es que se ha vuelto tan popular que resulta difícil incorporar a todos los jóvenes interesados.

“Algunas veces tenemos 150 participantes en un torneo”, dice Soulodre. “Cuando cerramos la temporada hacemos un gran torneo con hamburguesas y gaseosas para los niños y recibimos a 200 chicos. Desafortunadamente no tenemos suficientes recursos en estos momentos, pero tenemos algunos proyectos que ayudarán a la federación y no tendremos que depender de sponsors y el gobierno”.

Soulodre comprende la importancia de llevar al golf a la vida de los niños, habiendo empezado a jugar a los 4 años.

“Es algo que me va a acompañar siempre”, dijo Soulodre, quien creció en Viña del Mar, la cuarta ciudad más grande de Chile. “Son tantas las cosas que me enseñó el golf y que tenemos que trasmitir a estos niños – cómo actuar entre ellos, ayudarse mutuamente, cómo ser un buen amigo. Creo que ese es el rol más importante del golf”.

Soulodre fue una jugadora destacada que compitió en los Junior World Championships en San Diego, al igual que varias Copas Andes y eventos sudamericanos representando a Chile.

“Me encanta representar a mi país”, dijo Soulodre, quien se alejó un tiempo del golf para formar una familia y recientemente compitió en su primer Sudamericano de Damas Senior. “Es fabuloso volver al deporte como miembro del directorio. Fui a Panamá el año pasado para el LAAC [cuando Gana derrotó a Niemann y Ortiz  en el Club de Golf de Panamá], y fue fantástico seguir a Joaquín y Toto”.

Soulodre también apunta al equipo de damas menores de 15 que ganaron el campeonato sudamericano por primera vez en 19 años.

“Sucede lentamente porque los recursos son escasos, pero estamos logrando objetivos y consiguiendo cosas,” dijo Soulodre. “Esperamos poder brindar todas esas cosas a los más jovencitos del programa del Golf Action”,

“Todavía tenemos un desafío muy grande – nos perjudica que no haya suficientes canchas públicas”, dijo Domínguez. “Es difícil encontrar el lugar, los recursos y la gente que tengan el conocimiento para crear canchas públicas y mantenerlas funcionando. Casi todas nuestras canchas son privadas y muy pocas personas pueden pagarlas. Así que ese es el próximo paso; sé que la federación chilena quiere construir canchas públicas como parte de un plan a largo plazo”.

Domínguez recuerda cómo admiraba a jugadores tales como Felipe Aguilar, 43, dos veces ganador en el European Tour, y Hugo León, 33, quien compite en el PGA Tour Canada-Mackenzie Tour. Ahora los jovencitos chilenos lo admiran a él.

“Todos sabemos que el golf no es solo un deporte, es una oportunidad para que los chicos tal vez reciban una beca y se preparen para una buena carrera”, dijo Domínguez, quien trabaja en Santiago para el banco inversor más grande de Latinoamérica. “No tengo un número exacto, pero la Federación Chilena de Golf probablemente mande unos 50 niños a más de 100 torneos a lo largo de un año, y ahora se ve que está empezando a rendir sus frutos. Como país nos hemos dado cuenta cuán imporante es hacer el esfuerzo – en todos los deportes, no solo en golf”.

Esta semana Domínguez está haciendo el esfuerzo en su cancha – la casa de su familia está sobre el hoyo 14 – mientras Chile busca seguir creciendo gracias al éxito en este campeonato. Su preparación para el evento incluye practicar una hora en la mañana y hasta dos horas en las tardes. Cuando le preguntan sobre sus posibilidades, sonríe y dice, “Soy uno entre tres jugadores (entre los participantes) que puede decir que sabe qué se necesita para ganar este tipo de torneo”.

Prev
Next