La influencia del LAAC en la vida de Álvaro Ortiz

El Latin America Amateur Championship regaló en apenas cinco ediciones historias de vida que merecen ser contadas una a una. Jugadores de países remotos con un solo campo de golf, padre e hijo disputando una misma edición del LAAC, sorpresas que levantaron el trofeo, el mejor del mundo que se hace profeta en su tierra y se convierte en héroe. Son episodios irrepetibles que hacen de este campeonato algo especial, mágico. Y el de Álvaro Ortiz es un capítulo que vale la pena contar…

Fue en 1979 cuando Víctor Regalado disputaba el Masters de Augusta y ponía a flamear la bandera de México sobre el tradicional leaderboard de Augusta National al costado del tee del 1. Álvaro no había nacido y nunca imaginó ser el primer jugador de ese país que disputaría el Masters, tras aquel paso de Regalado…, 40 años después!!!

“Sabía que debía intentarlo una vez más. Estuve a punto de hacerme profesional antes del torneo y jugar el Tour de Canadá, pero las cosas se dieron de esta forma, me mantuve como aficionado para jugar el LAAC y el sueño se hizo realidad”, decía emocionado el campeón del LAAC 2019 en Casa de Campo, un título que estuvo cerca de levantar en tres oportunidades. En 2015 en Buenos Aires finalizó tercero detrás de Matías Domínguez y Alejandro Tosti; en 2017 en Panamá perdió el playoff contra Toto Gana (también participó Joaquín Niemann) y en 2018 en Chile, el propio Niemann le arrebató el torneo con una vuelta formidable de 63 golpes.

El sueño se hizo realidad y la vida de Ortiz cambió para siempre. Hermano de Carlos, jugador del PGA TOUR, Álvaro esperó con paciencia dar el salto al profesionalismo, pero la recompensa era enorme: jugar el Masters, uno de los tantos beneficios que otorga el LAAC. Fundado por el Masters Tournament, The R&A y la USGA, el LAAC fue creado para desarrollar aún más el golf amateur en toda la región, y en forma específica en América del Sur, Central, México y el Caribe. Cada año, el campeón del LAAC recibe una invitación para competir en el Masters Tournament en Augusta National. Además, el ganador y el jugador o jugadores que terminen en el segundo lugar ingresan en forma directa a las fases finales de clasificación para ingresar a The Open y al U.S. Open Championship. Por último, el campeón recibe exenciones completas para disputar The Amateur, el U.S. Amateur Championship y todo otro campeonato amateur de la USGA para el cual sea elegible.

“Es muy difícil describir cómo el LAAC impactó en mi vida. Me costó mucho ganarlo a pesar de haber estado cerca en varias oportunidades. Esa victoria fue un giro definitivo en mi carrera, me abrió los ojos para darme cuenta que tengo el nivel para esto, que puedo vivir del golf, no me veo haciendo otra cosa. Me dio la posibilidad de jugar el Masters y pude vivir experiencias que jamás imaginé. Estoy completamente agradecido con las personas que lo hicieron posible”, comentó recientemente durante su participación en el Mayakoba Golf Classic, donde finalizó en el puesto 48 en la sede que justamente recibirá el LAAC 2020 del 16 al 19 de enero.

Y si de historias hablamos, Álvaro tendrá escrita la suya para siempre en el campeonato amateur más importante de América Latina tras convertirse en el primer ganador del LAAC en superar el corte en el Masters. “Todavía tengo grandes recuerdos aquella semana. En el hoyo 13 me me fui al agua y casi la meto desde el fairway para birdie, iba +4 para el campeonato y después de pegar el segundo golpe en el 14 me acerqué a mi familia y pregunté cuánto era el corte y me confirmaron que estaba justo en el límite, pero podía llegar a bajar a +3. Ahí emboqué para birdie y después la dejé dada para águila en el 15, fue genial. Hasta me di la chance en el 18 de ser el mejor amateur en la ronda final. Fue una de las mejores semanas de mi vida, por supuesto”, afirmó el jugador nacido en Guadalajara, Jalisco, y graduado en la Universidad de Arkansas.

Más allá de la imagen de referencia que tiene Álvaro en su hermano Carlos, el camino de Joaquín Niemann, campeón del LAAC en 2018 y con un título ya en el PGA TOUR, es un modelo a seguir para todos los ganadores del Latin America Amateur Championship: “tuve la oportunidad de jugar muchas veces con Joaquín en nuestra época de juniors y amateurs y verlo ganar es demasiado emocionante. Incluso le llegué a ganar y eso me dice que tengo la chance de llegar al PGA TOUR. Joaquín me traza el camino que debo tomar, lo aplaudo y me quito el sombrero por todo lo que hizo”, reconoció el ahora jugador del Korn Ferry Tour, la segunda gira de profesionales de Estados Unidos y la antesala del PGA TOUR.

El respeto que generan los ganadores del LAAC queda vislumbrado en esta última declaración de un Álvaro Ortiz que empieza a recorrer un camino por el que ya pasó su hermano Carlos y el propio Niemann, los modelos a seguir para los próximos campeones del evento bisagra del golf amateur en América Latina.

Prev
Next