36 años, Incontables historias para Gagnon, el hombre de Casa de Campo

Por Ron Driscoll

LA ROMANA, República Dominicana – Gilles Gagnon acababa de dropear la pelota después de haberse ido al agua durante uno de los tantos intentos por clasificar al U.S. Open Championship. Su golpe de recuperación salió muy alto, rebotó contra una rama de un árbol y cayó en el mismo hazard.

“¿Es usted Gilles Gagnon, el ex jugador de hockey?” preguntó el oficial de reglas que lo ayudó con el dropeo. “Tal vez debería haber seguido jugando al hockey.”

Pocas personas se atreven a cuestionar la elección de carrera de Gagnon. El oriundo de Montreal, quien fuera estrella en la Michigan State University, estaba trabajando como coach de golf y asistente del coach de hockey en la Colgate University, en el centro de Nueva York, cuando un amigo le avisó que había una vacante para un trabajo en Casa de Campo.

“Habíamos sido anfitriones del NCAA Golf Championship en 1977 en Colgate, y me estaba interesando cada vez más el golf,” dijo Gagnon, 67. “Volé a Miami para entrevistarme para la vacante y me pidieron que viniera hasta el resort para una segunda entrevista. Era fines de septiembre y sabía que pronto comenzaría a nevar en el norte. Por algún motivo les dije que no iba a ir a menos que tuviera el puesto. Tan pronto como colgué, no pude creer lo que había dicho.”

Tres días más tarde, Gagnon recibió un llamado en el que le informaron que el puesto de director de golf del resort era suyo. Era 1980 y desde entonces siempre ha permanedico aquí. Cuando Gagnon llegó, no existía ni la televisión ni la radio, y la segunda cancha del resort, The Links, acababa de abrir. La renombrada cancha Teeth of the Dog, la cual abrió sus puertas en 1971, tenía un promedio de apenas 5.000 rondas por año.

“Habían muy pocas casas en la propiedad y contábamos con la mitad del número de habitaciones,” dijo Gagnon. “Había que conectarse por medio de una operadora para hacer una llamada telefónica. Un día descubrí que podía comprar una antena y ver algunos programas de TV de los Estados Unidos. Lo que no sabía era que el que me vendió la antena tenía el control, así que por ahí estábamos viendo una película y de repente el canal cambiaba hacia el partido de los Chicago Cubs. Terminé convirtiéndome en simpatizante de los Cubs por eso.”

Gagnon muestra orgulloso una foto de 1981 de él con el beisbolista miembro del Hall de la Fama Joe Di Maggio y Juan Marichal, un oriundo de la República Dominicana, en Casa de Campo. Durante dos meses memorables, jugó al golf con los presidentes Jimmy Carter, George H.W. Bush y Bill Clinton, y con Jean Chretien, Primer Ministro de Canadá por muchos años.

Una de sus historias favoritas es sobre Placido Domingo, el famoso tenor español, que estaba visitando a su amigo, el difunto diseñador de moda Oscar de la Renta, dominicano de nacimiento quien vivía en el resort.

“Placido nunca había jugado al golf, pero quería probar,” dijo Gagnon. “Lo llevamos al driving range, aunque no lo crean, le pegó bastante bien. Y por supuesto ahora quería jugar. Contraté a seis caddies y les di pelotas de golf para que las pusieran en sus bolsillos. Ubicamos a tres de ellos a cada lado del fairway y les dijimos, no importa hacia donde vaya la pelota, uno de ustedes tiene que ir, agarrarla y la colocaran sobre un tee en medio del fairway. Jugamos nueve hoyos en menos de dos horas, y se divirtió muchísimo.”

Al día siguiente, Domingo decidió que quería jugar una vez más.

“Tuve que explicarle que el golf verdadero es un poco distinto al que él había jugado,” dijo Gagnon, quien también cuenta entre sus alumnos al ex presidente de CBS Tom Wyman, al banquero francés Guy de Rothschild y a la mujer que más tarde se convertiría en su esposa, Merrilee. Cuando Rothschild le insistió a Gagnon que quería pagarle la clase, sus amigos le dijeron que pusiera ese cheque de $500 en un marco. “Les dije, al diablo,” dijo Gagnon. “Necesitaba el dinero.”

En 2001, la hija de Gagnon, Dominique, clasificó al U.S. Women’s Open en su primer intento, superando a su padre quien nunca logró su objetivo en el U.S. Open, a pesar de haberlo intentado unas 28 veces. Dominique, quien nació en 1980 poco después de que Gagnon trasladara a su familia a la isla, representó a la República Dominicana en 1996 en el Women’s World Amateur Team Championship, equipo capitaneado por su padre, además de participar en varios campeonatos de la USGA.

Lo más probable es que ella – al igual que cualquiera que haya conocido a Gagnon en los últimos 36 años – aplauda el cambio de carrera que su padre hizo por allá en 1980.

Prev
Next